Neurocirugía

Terapia Endocascular Neurológica de

Enfermedades Vasculares Cerebrales

Aneurismas 
 

¿Qué es un aneurisma cerebral?
Es una dilatación anormal en la pared de una arteria del cerebro. La mayoría de las veces es de origen congénito, es decir que la debilidad en la pared en esa arteria se produce en el mismo momento de la concepción, y que no son mayormente hereditarios, si bien existen muchas familias con varios de sus integrantes portadores de aneurismas cerebrales. También los traumatismos y las infecciones pueden "crear" aneurismas.

Cuando un aneurisma cerebral se rompe, la sangre fluye hacia un espacio que rodea al cerebro, denominado espacio subaracnoideo. Se provoca entonces una hemorragia subaracnoidea.


Se estima que del 2 al 5% de la población es portadora de un aneurisma.

La hemorragia subaracnoidea es una Emergencia Médica y debe ser reconocida y diagnosticada rápidamente. Del 10 al 15% de estos pacientes correrá riesgo de vida antes de llegar al hospital, y más de la mitad podrá fallecer dentro de los primeros treinta días posteriores de producida la primera hemorragia. De los sobrevivientes, el 30% aproximadamente correrá el riesgo de sufrir una nueva hemorragia durante las primeras dos semanas posteriores.

La sangre derramada "irrita" a las arterias, pudiendo provocar el cierre de las mismas (entidad denominada vasoespasmo), situación grave capaz de dejar sin irrigación un sector del cerebro, provocándose entonces un infarto cerebral.

Todo lo descripto es prácticamente inevitable sin un diagnóstico precoz y un tratamiento especializado oportuno. 


Por lo tanto, el tratamiento del derrame cerebral producido por la ruptura de un aneurisma, consiste en la búsqueda del mismo mediante la realización precoz de una Angiografía cerebral, inmediatamente proceder a su tratamiento y prevenir o tratar el vasoespasmo cerebral cuando se produce, ya que con el aneurisma abierto, no se puede corregir el vasoespasmo por riesgo de generar la ruptura nuevamente del mismo.


¿Cómo se produce un aneurisma cerebral? ¿Son hereditarios?
Los aneurismas son el resultado de una debilidad en un punto de la pared arterial, haciéndola entonces vulnerable a la presión que ejerce la sangre sobre este sector. De esta manera, la arteria comienza a dilatarse gradualmente como un "globo", por el que también circula constantemente sangre a presión.


De allí el alto riesgo a que este sector de pared arterial afectado se rompa. La mayoría de los aneurismas no se deben a ninguna enfermedad en particular, sino que son congénitos (uno los posee desde el nacimiento).


Se recomienda realizar un estudio de Angiorresonancia, o Angiografía por TAC helicoidal a todos los familiares directos (padres, hijos, hermanos, etc.), de pacientes afectados por aneurismas.


Durante muchos años, los pacientes portadores de aneurismas cerebrales sólo podían tratarse a través de la cirugía convencional, es decir que el neurocirujano a través de la apertura del cráneo, accedía a la lesión con el objeto de colocar un clip metálico en el cuello, y de esta manera cerrar el paso de la sangre.


Hacia fines de la década del 80 y comienzos del 90, atendiendo a la necesidad de poseer una terapéutica menos traumática y que pudiese implementarse desde el momento mismo de producida la hemorragia cerebral, surgió la alternativa de la Neurorradiología Intervencionista, con el desarrollo de los primeros “resortes de platino” (coils) y de las técnicas de microcateterismo, al principio solamente factibles en Los Ángeles y Buenos Aires, hoy en todo el mundo.


En la ciudad de Querétaro, se han hecho esfuerzos por parte de INNECeV siendo innovadores en este tipo de tratamientos en el bajio así como en nuestro país, se ha formado actualmente un grupo #SobreviviUnEVC dedicado a las personas que hayan padecido esta enfermedad y que actualmente sean sobrevivientes a quienes se les dedican múltiples eventos con la finalidad de la prevención y seguir dando el apoyo a cada persona que lo requiera y que padezca esta enfermedad.


¿Cuáles son los síntomas de alarma?
La ruptura de un aneurisma excepcionalmente puede pasar desapercibida causando pequeñas molestias, como dolor de cabeza, mareos o vómitos, pero en general el cuadro es grave, produciendo cefalea “en estallido”, vómitos, hemiplejía (pérdida de fuerza de la mitad del cuerpo), coma (pérdida de conciencia), o la muerte.


En otros casos sin hemorragia producen compresión de zonas elocuentes del cerebro, generando síntomas preocupantes, como el cierre de un ojo por parálisis de los músculos del párpado, por ejemplo.


¿Cómo pueden tratarse los aneurismas cerebrales?
Con la información que proporciona la tomografía computada (TAC), Resonancia Magnética (RM) o la Angiografía Digital (AD) se decide cómo tratar a ese aneurisma, sea mediante una operación convencional, o mediante técnicas endovasculares mínimamente invasivas.
La operación denominada convencional consiste en la apertura del cráneo, la identificación del aneurisma y la colocación de una delicada pieza metálica (clip) en su cuello para ocluirlo.


La técnica endovascular utiliza los principios de la angiografía. Se realiza avanzando un microcatéter a través de las arterias hasta el interior del aneurisma, para posteriormente ocluirlo con diferentes materiales (resortes de platino, balones, stents). Este método se denomina embolización.


En la última década se han desarrollado stents especiales llamados desviadores de flujo, con los que se ha facilitado el tratamiento de los aneurismas grande y gigantes, no rotos, y que tienen cuello amplio, incrementando significativamente la tasa de curación.


MALFORMACIONES ARTERIOVENOSAS CEREBRALES
 
¿Qué es una MAV?
Las arterias se conectan a las venas por medio de los capilares, que son vasos microscópicos que permiten que el oxígeno y nutrientes transportado por las arterias pasen a los tejidos. Esto sucede porque en condiciones normales, a medida que los vasos sanguíneos progresan hacia la región que irrigan, se dividen en ramas cada vez más pequeñas. Cuando han alcanzado su destino, ya se han dividido en numerosos y pequeñísimos capilares, en los que el flujo sanguíneo es muy lento y la presión muy baja.


Pero a veces esto no sucede y se establece una conexión directa entre arterias y venas formándose lo que denominamos malformación arterio-venosa (MAV), o sea, un ovillo de arterias y venas conectadas anormalmente entre sí.


En las MAV el curso de la sangre se realiza a alta presión y a gran velocidad y nunca aminora lo suficiente para poder suministrar al cerebro el oxígeno y los nutrientes que transporta. Por ello pueden causar diversos problemas al cerebro, desde la ruptura de algunas de sus conexiones, con la consiguiente hemorragia cerebral, hasta crisis convulsivas o defectos neurológicos focales.


¿Cómo se tratan las MAV?
Las MAV pueden tratarse desde el exterior de los vasos sanguíneos mediante Radiocirugía, a través de la apertura del cráneo mediante Neurocirugía convencional, o por vía endovascular a través de la oclusión selectiva de las arterias que la nutren. En algunas circunstancias es necesaria la combinación de estas tres técnicas.


La Radiocirugía consiste de la aplicación percutánea de un haz de rayos sobre los vasos anormales, que producen su cierre luego de un período variable entre seis meses y dos años. Este método es efectivo en MAV pequeñas, en las que las conexiones entre los vasos anormales son también pequeñas.


El método quirúrgico requiere de Anestesia general, apertura del cráneo y realiza la extirpación de la MAV


El tratamiento endovascular se realiza en la sala de Arteriografía, con un catéter a través del cual se coloca un microcatéter que ingresa a los pequeños vasos que alimentan a la MAV. Previo a realizar el bloqueo de la circulación de la sangre en arteria que nutre la MAV, se realiza un “simulacro” de oclusión mediante la inyección de una sustancia (amobarbital, propofol, etc), que tiene la propiedad de producir una especie de anestesia en las neuronas por las que circula esa sustancia. Simultáneamente se realiza un examen neurológico, y si es negativo, como sucede en la gran mayoría de los casos, se procede a inyectar por ese mismo catéter, acrílicos o polímeros que ocluyen al nido de la lesión,  impidiendo la circulación de la sangre en su interior.


Luego del procedimiento, el paciente permanece internado 24 horas en la sala de Terapia Intensiva, y entre 24 y 48 hs. en habitación, hasta ser dado de alta.

El tratamiento de una MAV debe valorarse de acuerdo al flujo hemodinamico que tiene valorado con estudios como el ultrasonido doppler transcraneal asi como la misma angiografia cerebral. Antes de un tratamiento a una MAV estas se deben valorar de acuerdo a riesgo de complicaciones y beneficios del tratamiento, se tiene que valorar con algunas escalas como Spetzler Martin Classification así como Padilla Classification. 


En caso de tratar una MAV grande, esta se debe realizar por partes, esto es por el cambio de flujo hemodinamico que tienen estas lesiones el cual debe ser gradual ya que si se cierra completamente en una sesión y es una lesión grande puede presentar riesgo de ruptura.   


En caso de una MAV pequeña, con alto riesgo de ruptura, debe ocluirse totalmente pues al modificar la hemodinamia y no terminar con la lesión esto puede generar futuros riesgos de hemorragia. 


En muchas ocasiones es necesario usar manejos multiples, esto es una combinacion de varias tecnicas como el manejo endovascular, radiocirugía y microcirugia cerebrovascular.


Estenosis de arterias cerebrales
La estenosis arterial intracraneana es la responsable de un gran número de accidentes isquémicos, con el agravante de que el tratamiento médico es inefectivo, dejando al paciente expuesto a un elevado riesgo de trombosis e infarto cerebral.
En la actualidad, con los métodos sencillos de examenes, Tomografía computada y Resonancia Magnética, se puede realizar el diagnóstico correcto que permita prevenir el ACV e indicar el tratamiento más apropiado para cada caso, ya sea con medicamentos o con colocación de un stent.

Ataque Cerebral / Infarto Cerebral / STROKE
¿Qué es?
Es una alteración del cerebro provocada por problemas repentinos en la circulación de la sangre al taparse o romperse las arterias o venas. En ese instante, las células cerebrales se mueren por falta de oxígeno y otros nutrientes esenciales. 


¿Qué hacer?
Acudir rápidamente a la guardia o llamar al servicio de emergencias. El tiempo es fundamental para disminuir los grados de discapacidad que pueden resultar de un ataque cerebral.


¿Cómo evitarlo?
Los “factores” que aumentan el riesgo de sufrirlo, algunos se pueden cambiar y otros no, como la edad, el sexo, la historia familiar, el origen racial.


Los factores que se pueden modificar con la ayuda del médico son: la hipertensión arterial, las arritmias cardíacas, la diabetes, el tabaquismo, entre otros.


Las causas mas frecuentes son aterosclerosis asi como problemas cardiacos (fibrilación auricular o presencia de trombos en la orejuela cardiaca), puede originarse tambien por otros factores sin embargo es necesario que sea valorado cada caso por su medico tratante.


Los cambios que Usted dependen:

 

  • Reducir la ingesta de sodio y grasas en sus comidas

  • Ingerir abundantes frutas y verduras

  • Realizar actividad física

  • Evitar el cigarrillo y el alcohol

  • Controlar la presión arterial


Una regla sencilla puede ayudarlo a identificar las señales de alerta del ACV


Cabeza. Dolor de cabeza severo e inesperado
Cuerpo. Sentir un lado débil, dormido o paralizado
Ceguera. Ver doble o perder la visión de un ojo
Caminata. Alteración del equilibrio para caminar
Confusión. Problemas para hablar o entender

Es importe acudir rápidamente a un centro especializado porque los minutos cuentan.

Cada segundo que pasa y que la arteria se encuentra cerrada, mueren 32,000 neuronas que corresponde a 8.7 horas, cada minuto que pasa mueren 1.9 millones de neuronas que corresponde a 3 semanas de vida, cada hora que pasa mueren 120 millones de neuronas que corresponde a 3 años y medio y un infarto establecido puede perder 1.2 billones de neuronas que corresponde 36 años de vida. (Stroke 2006; 37: 263-266).


El EVC isquemico, ocurre en 1 de cada 4 personas de acuerdo a la WSO (World Stroke Organization), siendo esta la primer causa de discapacidad en nuestro país y la segunda causa de muerte. 

Existen varias palabras para aprender los datos de un EVC, tales como CAMALEON, la cual hace referencia a CAra débil, MAno y pierna debil, LEnguaje alterado y ON de ponte en contacto. 

 


NEUROCARDIOLOGÍA VASCULAR


Un puente entre el corazón y el cerebro.

 

La interacción corazón-cerebro ha crecido en importancia generando un creciente interés. Es en la enfermedad cerebrovascular isquémica a través de los eventos cardioembólicos, donde esta vinculación adopta máxima relevancia. 

Aproximadamente el 30% de los eventos cerebrovasculares isquémicos son de etiología cardioembólica y hoy sabemos que dentro del subtipo de eventos cerebrovasculares criptogénicos una proporción adicional se asocia a eventos cardioembólico (FA no detectada). Un punto de especial mención en este subgrupo de pacientes son aquellos con Forámen Oval Permeable, en particular, si son jóvenes y no tienen otros factores de riesgo.

La insuficiencia cardíaca, ante ciertos factores de riesgo asociados, predispone al cardioembolismo, otra enfermedad que facilita la posibilidad de un ataque cerebrovascular. Ciertas formas de arritmias, muchas de ellas graves o mortales pueden, en cambio, dispararse por diversos mecanismos exclusivamente neurogénicos. 

Por su parte, enfermedades cerebrovasculares se convierten en la causa de complicaciones cardíacas. Tal es el caso de la hemorragia subaracnoidea y la miocardiopatía por stress que la acompaña algunos pacientes graves. También las crisis de ataques de pánico pueden desencadenar un cuadro de insuficiencia cardíaca aguda o muerte súbita por arritmias ventriculares mortales, a través de una disfunción ventricular izquierda aguda que se desencadena rápidamente, como sucede en la enfermedad de TakoTsubo, o por arritmias mortales.

Diferentes medidas terapéuticas involucran al sistema nervioso y cardíaco y generan respuestas en ambos. La estimulación vagal, el entrenamiento físico y la denervación renal, son ejemplos de terapéuticas para diferentes arritmias, insuficiencia cardíaca e hipertensión arterial que desarrollan diversas respuestas con un interjuego de varios mecanismos nuero-cardiológicos. 

En la medida en que más mecanismos de la interacción del eje cerebro-corazón sean reconocidos, mayor será la aplicación de dicho conocimiento en la práctica clínica. En la actualidad, la Neurocardiología representa una actividad multidisciplinaria con creciente interés y desarrollo, destinada a ocupar un lugar de privilegio e incorporar algoritmos diagnósticos, entidades clínicas y decisiones terapéuticas. 

 

TUMORES CEREBRALES - EMBOLIZACIÓN
¿Qué es?

Algunos tumores cerebrales tienen un alto flujo sanguineo hacia la lesion, por lo cual es recomendable en muchas ocasiones realizar una embolización de las arterias que llegan a la lesion tumoral, esto se realiza con una punción en la ingle o en la mano y a traves de ahí se llega hasta la lesión tumoral en donde se tapan las arterias que llegan al tumor para dejarlo sin sangre y sea mas fácil su resección quirurgica así como menos riesgos transquirurgicos durante la resección del tumor. No es necesario en todos los tumores por lo que cada lesión debe valorarse por el neurocirujano que trata el caso. 


Embolización - Ventajas respecto a otros tratamientos: 

  • Es un procedimiento que se realiza con anestesia local.

  • No deja cicatrices, marcas o secuelas externas.

  • Requiere apenas un único día de hospitalización.

  • Recuperación muy rápida, lo que permite al paciente retomar sus actividades habituales algunos días después del procedimiento.

  • Altamente eficaz para dismimuir riesgos de complicaciones y sangrados durante la cirugía para resección del tumor.

  • Efectos terapéuticos permanentes, ya que genera necrosis de la lesión tumoral y esto da un beneficio temporal.


STENT
¿Qué es un Stent?
Un stent -también llamado endoprótesis- es un tubo pequeño, flexible, hecho de malla de alambre, que se implanta en el cuerpo para tratar una variedad de condiciones médicas.


¿Qué condiciones pueden ser tratadas con Stent?
Los stents se utilizan para tratar diferentes condiciones médicas:
Mantener los vasos sanguíneos abiertos luego de la angioplastia. Este procedimiento utiliza un balón al final del catéter que se mueve por las arterias del cuerpo hacia el sitio donde el vaso está bloqueado. Luego se infla el balón para abrir el vaso y se coloca el stent para mantenerlo abierto.


Mantener abiertos los conductos biliares u otras vías en el cuerpo que han sido estrechadas u ocluidas por tumores u otras obstrucciones. Las áreas en donde más frecuentemente se colocan stents son: 

  • Esófago: para tratar bloqueos o estenosis que dificultan la deglución.

  • Conductos biliares en páncreas o el hígado: cuando una obstrucción impide el pasaje de bilis al tubo digestivo

  • Vías aéreas: para tratar obstrucciones que interfieren con la respiración.


Tratar pacientes con enfermedad hepática severa. Estos pacientes a veces sufren episodios de sangrado que pueden poner en peligro sus vidas. Una manera de tratar esta condición es con una técnica en la cual se utiliza un stent para crear una conexión entre dos venas y desviar el flujo sanguíneo del hígado.


¿Cómo se colocan los Stents?
Se hace una pequeña incisión en la piel del tamaño de una mina de lápiz y se coloca un catéter con un stent en su extremo distal, que se introduce bajo guía por rayos X hacia el área de tratamiento. Este tipo de radiología intervencionista es menos traumática para el paciente que el implante quirúrgico porque utiliza pequeñas incisiones, provoca menos dolor y acorta los tiempos de hospitalización.

Tumores cerebrales

Un tumor cerebral en adultos es una enfermedad por la que se forman células anormales en los tejidos del cerebro.
Hay muchos tipos de tumores del cerebro y la médula espinal. Los tumores se forman debido al crecimiento anormal de células y puede comenzar en distintas partes del cerebro o la médula espinal. El cerebro y la médula espinal forman juntos el sistema nervioso central (SNC).

Los tumores pueden ser benignos (No cancerígenos) o malignos (Cancerígenos):

Los tumores del cerebro y la médula espinal benignos crecen y hacen presión en las áreas cercanas del cerebro. Muy pocas veces se diseminan a otros tejidos y pueden recidivar (volver).

Los tumores del cerebro y la médula espinal malignos tienen la tendencia a crecer rápido y diseminarse a otros tejidos del cerebro.

Cuando un tumor crece en un área del cerebro o la presiona, puede impedir que esa parte del cerebro funcione correctamente. Tanto los tumores cerebrales benignos como los tumores malignos producen signos y síntomas, y necesitan tratamiento.

Los tumores del cerebro y de la médula espinal se pueden presentar tanto en niños como en adultos. Sin embargo, el tratamiento para los niños puede ser diferente del tratamiento para los adultos.

Un tumor cerebral que empieza en otra parte del cuerpo y se disemina hasta el cerebro se llama tumor metastásico. A menudo, los tumores que se encuentran en el cerebro comenzaron en otra parte del cuerpo y se diseminaron a una o más partes del cerebro. Estos se llaman tumores cerebrales metastásicos (o metástasis cerebral). Los tumores cerebrales metastásicos son más comunes que los tumores cerebrales primarios.

Alrededor de la mitad de los tumores cerebrales metastásicos son de un tumor que se origino en el pulmón. Otros tipos de tumores que generalmente se diseminan al cerebro son el melanoma y el cáncer de mama, de colon, de riñón, de nasofaringe y algunas veces de sitios primarios desconocidos. La leucemia, el linfoma, el cáncer de mama y el cáncer gastrointestinal se pueden diseminar a las meninges (las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal). Esto se llama carcinomatosis leptomeníngea.

Los tumores cerebrales que empiezan en el cerebro se llaman tumores cerebrales primarios. Estos tumores se pueden diseminar a otras partes del cerebro o a la espina dorsal. Muy pocas veces se diseminan a otras partes del cuerpo. Hay diferentes tipos de tumores cerebrales y de la médula espinal primarios.

El nombre de los distintos tipos de tumores cerebrales está relacionado con el tipo de células de donde se originan y el lugar del cerebro en el SNC donde se forman. Se puede usar el grado del tumor para indicar la diferencia entre los tipos de tumores de crecimiento lento y los de crecimiento rápido. Los grados del tumor según la Organización Mundial de la salud (OMS) se basan en cuán anormal es el aspecto de las células examinadas al microscopio y en cuán rápido es probable que el tumor crezca y se disemine.

Sistema de gradación de los tumores de la Organización Mundial de la Salud:

  • Grado I (grado bajo): el tumor crece lentamente, tiene células con un aspecto muy  parecido al de las células normales y se disemina muy raramente hasta los tejidos cercanos. Los tumores cerebrales de grado I se pueden curar si se extirpan por completo por medio de cirugía.

  • Grado II: el tumor crece lentamente, pero se puede diseminar hasta el tejido cercano y puede recidivar (volver). Algunos tumores se pueden convertir en tumores de grado más alto.

  • Grado III: el tumor crece rápidamente, es probable que se disemine al tejido cercano y sus células tienen un aspecto muy distinto del de las células normales.

  • Grado IV (grado alto): el tumor crece y se disemina muy rápido y el aspecto de las células no es como el de las células normales. El tumor puede tener áreas de células muertas. Con frecuencia, los tumores de grado IV no se pueden curar.


¿Qué es un tumor cerebral?
Crecimiento anormal de las células en los tejidos del cerebro. Los tumores cerebrales pueden ser benignos (no Cancer) o malignos (Cancer). Así la inmensa mayoría de los tumores cerebrales son tratables, y una buena cantidad de ellos son posibles de curación o permiten una buena calidad de vida.


¿Cuáles son o podrían ser los síntomas de padecer un tumor cerebral?

  • Los signos y síntomas de los tumores cerebrales y de la médula espinal en adultos no son los mismos en cada persona.

  • Los signos y síntomas dependen del lugar del cerebro donde se forma el tumor, su tamaño y el tipo de tumor, ya que tumores de crecimiento lento suelen dar menos síntomas.

  • Los signos y síntomas pueden obedecer a tumores cerebrales o a otras afecciones, como el cáncer que se diseminó al cerebro.

  • Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

  • Dolor de cabeza en las mañanas o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.

  • Náuseas y vómitos frecuentes.

  • Pérdida de apetito.

  • Problemas de vista, audición o habla.

  • Pérdida de equilibrio y dificultad para caminar.

  • Debilidad.

  • Somnolencia no habitual o cambio en el grado de actividad.

  • Cambios de personalidad, estado de ánimo, comportamiento o capacidad para concentrarse.

  • Crisis epilépticas.

  • Tumores de la médula espinal

  • Dolor de espalda o dolor que va desde la espalda hacia los brazos o las piernas.

  • Cambio en los hábitos intestinales o dificultad para orinar.

  • Debilidad en las piernas.

  • Dificultad para caminar.

 

¿Qué estudios me harán sin padezco de estos síntomas?
Cada paciente es distinto, y cada médico también. Los estudios a realizar así como pruebas clínicas en el consultorio dependerán de muchos factores y no se debe comparar con los estudios que nos comentaron otros pacientes.

Para diagnosticar o descartar tumores cerebrales pueden usar las siguientes pruebas y procedimientos:

Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para chequear los signos generales de salud, incluso verificar si hay signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes de los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes médicos de sus enfermedades y tratamientos anteriores.

Examen neurológico: serie de preguntas y pruebas para chequear el cerebro, la médula espinal y el funcionamiento de los nervios. El examen verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar normalmente, así como el funcionamiento de los músculos, los sentidos y los reflejos.

Examen del campo visual: examen para comprobar campo visual de una persona de visión (el área total en la que se pueden ver objetos). Esta prueba mide tanto la visión central (cuánto puede ver una persona cuando mira fijamente hacia adelante) como la visión periférica (cuánto una persona puede ver en todas las otras direcciones cuando mira fijamente hacia adelante). Cualquier pérdida de la vista puede ser un signo de un tumor que dañó o presionó partes del cerebro que afectan la vista.

Prueba de marcadores tumorales: procedimiento mediante el que se examina una muestra de sangre, orina o tejido para medir las cantidades de ciertas sustancias elaboradas por los órganos, los tejidos o las células tumorales del cuerpo. Ciertas sustancias se relacionan con tipos específicos de cáncer cuando se encuentran en concentraciones muy altas en el cuerpo. Estas sustancias se llaman marcadores tumorales. Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un tumor de células germinales, por ejemplo.

Pruebas genéticas: prueba de laboratorio en la que se estudia una muestra de sangre o de tejido para determinar si hay cambios en un cromosoma que se relacionó con cierto tipo de tumor cerebral. Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un síndrome heredado.

Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o ingerirlo para que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

RMN (resonancia magnética) con o sin contraste: procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas del cerebro y la médula espinal. Se inyecta una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. A veces, se require realizar un procedimiento que se llama imágenes por resonancia magnética espectroscópica o tractografías, que son variantes de las RMN.

Durante la exploración por IRM. Las espectroscopias se usan para diagnosticar tumores con base en su constitución química.

Exploración con PET (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células tumorales malignas en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radioctiva. El escáner de TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cerebro que absorben la glucosa. Las células tumorales malignas tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales. La TEP se usa para diferenciar entre un tumor primario y un tumor que se diseminó al cerebro desde otra parte del cuerpo.

Angiografía: procedimiento que se usa para observar los vasos sanguíneos y el flujo de la sangre en el cerebro. Se inyecta un contraste en el vaso sanguíneo. A medida en que el contraste se desplaza por el vaso sanguíneo, se toman radiografías para ver si este se obstruye.


¿Por qué una persona puede desarrollar un tumor cerebral?
Ciertos síndromes genéticos pueden afectar el riesgo de presentar un tumor cerebral.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de enfermar se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted se va a enfermar de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no se va a enfermar de cáncer.

Hay pocos factores de riesgo conocidos para los tumores cerebrales. Las siguientes afecciones pueden aumentar el riesgo de presentar ciertos tipos de tumores cerebrales:

Estar expuesto a cloruro vinílico puede aumentar el riesgo de presentar un glioma.

Tener una infección por el virus de Epstein-Barr, tener SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) o recibir un trasplante de órgano puede aumentar el riesgo de presentar un linfoma primario del SNC.

Tener ciertos síndromes genéticos puede aumentar el riesgo de presentar tumores cerebrales:

 

  • Neurofibromatosis tipos 1 (NF1) o 2 (NF2).

  • Enfermedad de von Hippel-Lindau.

  • Esclerosis tuberosa.

  • Síndrome de Li-Fraumeni.

  • Síndrome de Turcot tipos 1 o 2.

  • Síndrome de carcinoma nevoide de células basales.

  • Se desconoce la causa de la mayoría de tumores cerebrales y de la médula espinal.


¿Qué son los tumores cerebrales recidivantes?
Un tumor cerebral recidivante es un tumor que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. Los tumores cerebrales recidivan a veces muchos años después del primer tumor. El tumor puede recidivar en el mismo lugar del cerebro o en otras partes del sistema nervioso central. 

 

​Únete a la Familia INNECeV

Llegó el Momento" A movernos por la Enfermedad Vascular Cerebral

Ayúdanos a Ayudar

En caso de querer apoyar a los demás y ayudar a los más necesitados, puedes realizar donaciones en cualquier modalidad. 

Comprometidos con tu Salud

Cuidando tu cerebro y tu columna, Cuidándote a tí!

Calle Privada Ignacio Zaragoza, 16-B, Centro, Santiago de Queretaro , Torre 2, Piso 4, Consultorio 414 (382,45 km)
76000 Querétaro

Blvd. Bernardo Quintana Arrioja 4060 Piso 10, Consutorios 1003-1004, San Pablo, 76125 Santiago de Querétaro, Qro.

Tel:

442 195 9609

442 227 5067

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2019 INNECeV. Creado por PIXEL 360º